Despido x aborto . com

La lucha de una madre en ciernes por los derechos laborales

Etiqueta: maternidad

logo twitter

Despido por aborto en Twitter

Hace unos días, una lectora me recomendaba crear una cuenta de Twitter específica de Despido por aborto para darle mayor difusión a mi caso. Hoy me alegra decir que la cuenta ya está funcionando y que, en poco menos de una semana, hemos conseguido ya 100 seguidores.

Es una cifra modesta, pero poco a poco crecerá, como va creciendo el blog, con el apoyo de todas las personas sensibilizadas contra la discriminación laboral de las mujeres cuando la maternidad hace acto de presencia en el centro de trabajo, que son muchas.

Según los datos facilitados por Twitter, la red social contaba con 305 millones de usuarios activos en todo el mundo a finales de 2015. Con esa elevada oferta, no deja de sorprenderme que 100 personas hayan decidido seguir una cuenta llamada @despidoXaborto.

No nos engañemos: me he currado un logo, he seleccionado las mejores fotos que tengo de mi lucha contra Unidad Editorial, he intentado darle un estilo vistoso a la cuenta, pero despido X aborto no es un nombre atractivo. Uno sabe que, si se hace seguidor de un perfil así, no será para leer cosas agradables.

En la segunda entrada que publiqué en esta web, y que titulé Un blog sobre abortos y despidos, hacía esta misma reflexión. A mí siempre me había gustado escribir sobre cosas bonitas. Desde luego, ni un aborto ni un despido, sea en las condiciones que sea, lo son.

Pero si has sido víctima de un trato discriminatorio, si trabajas en una empresa que te echa a la calle cuando te quedas embarazada y pierdes al hijo que esperabas, tienes el derecho y el deber moral de denunciarlo. Y en mi caso, con más razón si cabe, ya que trabajaba en el Área de Salud de Unidad Editorial, en Dmedicina, una web especializada en familia y embarazo precisamente.

Porque, si te callas y aceptas esa injusticia, contribuyes a que siga pasando, te conviertes en cómplice de la discriminación por razón de sexo que practica la empresa y te rindes ante el más fuerte.

Algo parecido a esto deben de pensar los 100 primeros seguidores de despido X aborto en Twitter. He curioseado superficialmente por los perfiles de algunos de ellos: he encontrado a personas concienciadas que escriben y retuitean sobre problemas sociales de actualidad, y también a usuarios que hacen un uso más personal de sus cuentas, compartiendo las cosas de su día a día.

Obstáculos a la maternidad

A todos ellos, como a las personas que estáis leyendo estas líneas, gracias por vuestro apoyo. Gracias a @LiliFrieden, @bailoenavalon, @Maxwell0086 y tantas personas particulares y colectivos feministas y políticos (@PodemosStboi, @Podemos2015, @PodemCornella, etc.) por vuestros RT y FAV, por arroparme en mi lucha contra un despido que trunca mi carrera y mis planes de ser madre.

tuit despido por aborto

Uno de los primeros tuits publicados en @despidoXaborto

Una pancarta con una planta y un regalo

Día de la Madre, Día del Trabajador

Este año, el Día de la Madre me pone triste. Veo los anuncios de regalos y los escaparates llenos de carteles con frases de felicitación a las mamás y me invade una mezcla de pena y nostalgia. Mi bebé hubiera nacido en julio. A estas alturas, debería tener una barriga que por desgracia no tengo, probablemente le hubiera comprado ya alguna cosita y la gente más cercana, quizás, me felicitaría por primera vez el Día de la Madre.

Pero, para el mundo, yo no soy una madre. Para Unidad Editorial, tampoco. Me pregunto qué soy, y las dudas me llevan a buscar en el diccionario una palabra básica, de sobra conocida, cuyo significado no suele ser necesario consultar porque es la primera que se aprende en todas las lenguas del mundo: “madre”.

La primera acepción que recoge la RAE define madre como la mujer o animal hembra que ha parido. La segunda, como mujer o animal hembra que ha concebido. Ese es mi caso. Pero la reflexión continúa. Si he concebido pero no he parido, ¿qué soy? Una madre que dé a luz un hijo y lo pierda 3 años después, ¿deja en ese momento de ser madre? Yo, que lo he perdido a los 3 meses, pero antes incluso de que naciera, ¿he llegado a ser madre? ¿Lo soy todavía?

La respuesta no es sencilla. Una amiga que pasó por mi situación hace algunos años (por suerte a ella no la despidieron) y que ahora tiene un niño precioso me dice que ella considera que tiene dos hijos, aunque uno no esté con ella. Otras mujeres pueden sentir diferente. Yo, en mi caso, todavía no me atrevo a poner nombre a este sentimiento. Para el mundo, quizás no sea una madre, pero este año el Día de la Madre duele, y las noticias en las que los niños son protagonistas de una tragedia de cualquier índole me hacen un daño que antes no me hacían. No sé si soy una madre, solo sé que no soy la misma que antes de haberlo sido.

Madre y trabajadora

Este año, el Día de la Madre coincide con el Día del Trabajador. Tras sufrir el aborto, me echaron del trabajo, ¿significa eso que ya no soy una mujer trabajadora? En este caso, la respuesta es más sencilla. Un rotundo SÍ sale de mi interior con la fuerza de un grito. Soy trabajadora y nunca dejaré de serlo, aunque me despidan porque quiero ser madre, porque llevo muchos años demostrando mi profesionalidad y luchando por la carrera que ahora Unidad Editorial pretende truncar.

Por esa razón, este 1 de mayo participaré en la manifestación del Día del Trabajador: para reclamar el derecho al trabajo que recoge nuestra Constitución y que ahora siento vulnerado. E iré, por primera vez, con una pancarta. Crearla no ha sido fácil (prometo escribir una entrada sobre el proceso de construcción porque, insisto, no es tan sencillo como parece). He tenido que dar varias vueltas para encontrar una barra de madera apropiada, y las puntas para sujetar el cartel, y las cartulinas en las que plasmar mi reivindicación: #DMedicinaDiscrimina. Pero lo he conseguido y estoy tan orgullosa del resultado que aquí os dejo la prueba. El paquetito que veis al lado es el regalo que le he comprado a mi madre, que no por estar triste voy a olvidarme de su día; la planta es mi auto-regalo porque, aunque no tenga a mi hijo me siento madre, y ¡porque me lo merezco!

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén