Malos tiempos para el ejercicio de la prensa libre. El último informe publicado por Freedom House pone de relieve una merma constante de la libertad de prensa que en 2015 alcanzó su punto más bajo en los últimos doce años. El terrorismo, las fuerzas criminales y también la presión de las organizaciones políticas son las principales amenazas que sufre la profesión en la actualidad.

Según la entidad norteamericana, solo el 13% de la población mundial disfruta de una prensa libre. Entre los países que mayor retroceso han sufrido en este derecho durante el último año se encuentran Bangladés, Turquía, Burundi, Serbia, Yemen, Egipto, Macedonia, Zimbabue y un país cercano y democrático como es Francia; las campañas de seguridad nacional desplegadas por el gobierno de François Hollande tras los atentados de París y Bruselas se han convertido en la coartada perfecta para limitar la libertad de los periodistas, tal y como denuncian hoy Reporteros sin Fronteras y Amnistía Internacional.

Veo el mapa de la libertad de prensa en el mundo que Freedom House publica en su web y me tranquiliza ver que España sigue figurando en verde, el color asignado por el organismo a los países con garantías legales para el ejercicio de un periodismo libre. Podríamos estar peor. Otros países del entorno, como Italia, aparecen en amarillo (color reservado para los Estados con una prensa parcialmente libre).

mapa de la libertad de prensa en el mundo

Mapa de la libertad de prensa en el mundo.

Sigo leyendo el periódico y me encuentro con otra noticia destacada: Los trabajadores de El Mundo, en huelga. Protestan contra un ERE que supondrá el despido de 224 profesionales en Unidad Editorial con la mínima indemnización que permite la ley. A mí, qué casualidad, me despidieron unos días antes de que anunciaran el despido colectivo, justo después de reincorporarme a mi puesto de trabajo tras sufrir un aborto, ¿otra casualidad?

Libertad sin medios

Continúo la lectura: El Mundo queda herido y Radio Marca, hundida. El “despido salvaje”, como lo definen los compañeros, supondrá la rescisión del contrato a una cuarta parte de los redactores del diario nacional, mientras que la emisora de radio se quedará con tan solo 11 periodistas en plantilla. ¿Podrá sobrevivir la emisora con un equipo tan mermado? ¿Se puede hacer un periodismo libre de calidad con tan escasos medios?

Mientras termino de escribir esta entrada, abro elmundo.es. Hay noticias en la home, pocas, pero la edición digital sale. La versión en papel no estará en los quioscos por primera vez desde 1994. ¿Cuántos compañeros decidirán no hacer huelga para sacar adelante el periódico? Sean muchos o pocos, lo importante es que hayan tomado la decisión libremente, sin temor a perder su puesto de trabajo, como me ha pasado a mí, si se levantan de la silla.

Despido tras aborto

Pienso en DMedicina, la web especializada en salud, familia y embarazo de la que me echaron tras sufrir el aborto. ¿Estarán mis ex compañeros, como trabajadores de Unidad Editorial, secundando la huelga? ¿Mostrarán su solidaridad a los compañeros de El Mundo, Marca y las demás cabeceras afectadas por el ERE? Ojeo sus redes sociales: están actualizadas. Aunque ya no forme del proyecto, me entristece.